Oración del Lobato

De WikiPowell, la enciclopedia Scout
Saltar a: navegación, buscar

Cada Asociación Scout Nacional posee una oración del lobato similar. Por lo tanto se expondrán por Asociación la oración correspondiente a la rama.

Oración del Scout por Asociación Nacional[editar]

Scouts de Argentina[editar]

Opción 1
Señor Jesús,
que fuiste niño como yo:
te doy mi corazón todo entero;
llénalo de tus virtudes
y enséñame a imitarte.
Yo quiero seguir siempre mejor tus ejemplos
con la ayuda de la Virgen,
tu dulce Madre y Madre mía.
Yo quiero crecer en la virtud
como crezco en edad.
Así sea.
Virgen Niña, Nuestra Señora de los Scouts,
Ruega por nosotros
San Francisco de Asís,
Ruega por nosotros


Opción 2
Dulce y buen Señor mío,
enséñame a ser
humilde y bondadoso,
a imitar tu ejemplo,
a amarte con todo mi corazón,
y a seguir el camino
que me llevará junto a ti.
Así sea.
Virgen Niña, Nuestra Señora de los Scouts,
Ruega por nosotros
San Francisco de Asís,
Ruega por nosotros

Asociación de Guías y Scouts de Chile[editar]

señor Jesus

enseñanos a ser generosos A servirte como te lo mereces a dar sin medida a combatir sin miedo a que me hieran. a trabajar sin descanso y no buscar recompensa que saber que somos tu santa voluntad.


Así sea.

El Salvador[editar]

Oh dulce y buen señor mío
enseñame a ser humilde y bondadoso
a imitar tu ejemplo
a amarte con todo mi corazón
y a seguir el camino
que me ha de llevarme al cielo junto a ti
Así sea.

ASGE Ecuador[editar]

Dulce y buen señor mío
enseñame a ser humilde y bondadoso
a imitar tu ejemplo
a amarte con todo mi corazón
y a seguir el camino
que me hará llegar al cielo junto a ti
Así sea.

ASGE Ecuador[editar]

Dulce y buen señor mío
enseñame a ser humilde y bondadoso
a imitar tu ejemplo
a amarte con todo mi corazón
y a seguir el camino
que me hará llegar al cielo junto a ti
Así sea.

Asociación de Scouts de Colombia[editar]

Oh dulce y buen señor mío
enseñame a ser humilde y bondadoso
a imitar tu ejemplo
a amarte con todo mi corazón
y a seguir el buen camino
que me ha de llevar al cielo junto a ti
Por San Francisco de Asís,
Rogad por los Lobatos